DESTACADAS OPINIÓN 

Un palazo republicano a las aspiraciones totalitarias de Cristina

Lo que todos pensábamos que sería el Ministerio de la Venganza, se convirtió en el Gobierno del revanchismo y la persecución.

Que Crsitina volvería para saldar viejas cuentas de consagrados enemigos, lo sabíamos todos, menos los incautos que se comieron el cuento del Alberto moderado y volvimos mejores. La verdad quedó a la vista rápidamente cuando se intentó expropiar al grupo Vicentín, y los deseos de su Jefa obligaron al Presidente a «recular en chancletas» varias veces.

De ahí en más, la expectativa favorable que Alberto había cosechado en la opinión pública desde el inicio de la pandemia se fue deteriorando.

Ayer, contra todos los pronósticos, la Corte Suprema de Justicia, por unanimidad, le puso un freno al Gobierno y suspendió los traslados de tres jueces que venían actuando en causas que involucran a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El fallo puede ser visto de muchas maneras, pero no cabe duda que es un gran revés para el gobierno kirchnerista, después que el Senado -territorio exclusivo de la Vicepresidente- habría dado luz verde para desplazar a los jueces que debían seguir con los juicios por corrupción kirchnerista.

Carlos Rosenkrantz, entendió que se estaba frente a un asunto de gravedad institucional que comprometía la república.

“Es inocultable entonces que el caso reviste una gravedad institucional inusitada, pues en su decisión se encuentra comprometida una institución básica del sistema republicano”, dijo.

Y no le falta razón, ya que no sólo se trata de estos tres jueces, sino que de seguir con esta farsa de gobierno, cada vez mas parecido al Venezolano, se corre el riesgo de un aluvión de medidas similares con otros magostrados.

Igualmente dede el oficialismo, haciendo gala de todo el espíritu democrático que es capaz, no descarta avanzar con los acuerdos pendientes.

Martin Abel Moyano

Related posts

Leave a Comment