DESTACADAS OPINIÓN 

Un presidente que destiñe cada vez que abre la boca

 A esta altura, ya tenemos un nuevo De La Rúa y promete superarlo.

El presidente Alberto Fernández aseguró que lo que sucedió con la denominada «vacunación VIP» es «lo suficientemente grave» como para desplazar a un ministro de Salud, pero aclaró que no existe un «tipo penal» y llamó a los fiscales y jueces a dejar las «payasadas» e investigar «los negocios de (Mauricio) Macri».

Como siempre, el que no tiene nada que decir abre la boca y habla boludeces. Tal cual el caso del Brancatelli doméstico que ocupa un lugar en el Honorable concejo Deliberante, que defiende lo indefendible, (Militate esta Molina!)

El cadete de Cristina tuvo que «sacrificar» a Ginés González García con la intención de apasiguar el escándalo, pero esto no se detiene y amenaza con arrasar la poca credibilidad que este desgobierno tiene.

Terminemos con la payasada dijo AF: que los fiscales y jueces hagan lo que deben. No existe un delito por vacunar a alguien que se adelantó en la fila. No se pueden construir delitos graciosamente», se quejó el mandatario. Pero no es así, hay penas en el código penal por incumplimiento de funcionario público, y por quien se aproveche de esa situación. Es lamentable que un supuesto profesor de derecho se exprese con semejante liviandad.

Durante la conferencia de prensa que dio en México no se privó de amenazar a los medios, a los fiscales y a levantar ese dedito acusador y a levantar el tono de voz dirigiendo un mensaje a la Justicia, por las causas abiertas por esta situación, Alberto Fernández subrayó: «Si quieren trabajar, pueden investigar el negocio de los peajes de Macri, el terrible endeudamiento que la Argentina vivió, el vaciamiento del Congreso, el negocio de los parques eólicos, la responsabilidad de un ministro que mandó a un submarino para que mueran 44 tripulantes».

Mirá Molina, igual que vos! tirando una bomba para distraer la situación, la única diferencia es que uno es un funcional personaje que con suerte puede aspirar a ser un «mago sin dientes» de La Costa, y el otro se supone que ostenta la investidura presidencial.

Martin A. Moyano

Related posts

Leave a Comment