DESTACADAS OPINIÓN 

Una conducta que da vergüenza: El Presidente y su abogado Dalbón consideran que «no hubo delito» en Olivos

Gregorio Dalbón, letrado del presidente Alberto Fernández, fiel a su personalidad farandulezca marcó una estrategia que no sólo es vergonzosa, sino que también es muy peligrosa.

El ahora también responsable de la defensa del presidente Alberto Fernández en la causa por la flagrante violación de la cuarentena en la quinta presidencial es este abogado panelista de televisión especializado en defender lo indefendible, Gregorio Dalbón.

Dalbón asegura que «Ya estamos definiendo la estrategia de Olivos», y la premisa que manifiesta es:  por razones técnicas y jurídicas no hubo delito porque no se contagió nadie-

Una escusa que no cuadra, porque si mañana alguien cruza un semáforo en rojo, pero no ocasiona ningún accidente o no mata a nadie, también podrá decir la misma estupidez, no?

Tal vez sea posible salir armado a la calle, con una bazuca sin dispararlo y eso sólo no se podría considerar un delito. Y ahora hablando en serio, si dentro de un mes la variante Delta, nos pone en jaque, y las autoridades vuelven a implementar una cuarentena estricta, Quien va a respetar la norma, si ya sabemos que el presidente y su concibina, hacen lo que quieren?

Más allá de la discución inútil, a que este gobierno nos somete, el abogado del presidente afirma que : «no sólo el presidente se disculpó ante el pueblo, sino en hacerse cargo ante la justicia. Y así lo haremos», concluyó el abogado con un mensaje en sus redes sociales.

Y la verdad que no abogado… El presidente, primero mintió, nos miró a la cara y nos mintió.

Segundo, cuando la foto apareció dijeron que era un montaje, o sea, volvieron a mentir. Tercero cuando la evidencia se hizo indisimulable, en vez de pedir disculpas, como lo haría un hombre, agarró toda esa mierda, y se la tiró a su concubina.

Un mamarracho. porque tampoco podemos dejar de mencionar que esto no pasó hace una semana, ni un mes atrás; este acontecimiento es del año pasado.

Entonces, este triste y oscuro personaje menor que nunca debió ser presidente por del escaso peso político y la demostrada escases moral, cuando se encontró acorralado por sus mentiras , agarró el micrófono para disculparse, y la verdad que solo se disculpo con los que salieron en la foto y no tienen el cuero tan curtido como los políticos. Un caradura.

En este caso, es importante el peso de las palabras, y la connotación de los acontecimientos, es claro que las encuestas ya lo pasan a la categoría de muerto político, con una imagen negativa incluso peor a la de su compañera de fórmula. Por eso a los que esperan que diga : «Perdón, me equivoqué» esperen tranquilos y sentados porque eso es esperar pelas del olmo.

La honestidad es algo muy valioso, y no debemos esperarla de personas baratas.

Related posts

Leave a Comment